EL PORQUÉ

En esta época de cambios tan rápidos, en esta época de crisis –económica, política y de valores universales en general-, en esta época de mentiras y de individualismo agudo, encontramos todavía algunas iniciativas a nivel individual o colectivo en las que se piensa en la humanidad y en los más vulnerables, en nuestra tierra tan maltratada y en el futuro que a todos nos interesa. Cientos de miles de personas se han levantado estos últimos meses, han querido que su voz fuese oída y lo han conseguido.

Wellcome Barcelona. © Josu Trueba. Barcelona. 2009

La prensa, los periodistas y los fotógrafos independientes luchan al lado de esta parte de la humanidad que anhela la paz y la justicia. Por eso nació este premio, dirigido a fotógrafos desinteresados por los premios convencionales, premios que, por cierto, les ayudan en sus investigaciones, pero que no ayudan mucho a cambiar la situación de las miles de personas retratadas con sus cámaras.

No queremos fotógrafos iguales a los políticos, que en sus discursos hablan de los problemas de la sociedad, pero que solo intentan resolver sus propios problemas. No queremos fotógrafos que hablan de empatía, pero que la mayor parte de las veces buscan la emoción, como mariposas nocturnas tras la luz. No queremos fotógrafos que retratan el sufrimiento de los otros y anhelan una muerte gloriosa y el recuerdo eterno, cuando nadie recuerda el nombre de sus propias víctimas, inmortalizadas en un rectángulo de papel con un áurea demasiado estética. No queremos fotógrafos paternalistas que retratan un mundo triste que nos culpabiliza durante algunos segundos y que inmediatamente olvidamos.

Esta vez, queremos dar un premio a todas aquellas personas que tuvieron el coraje de posar delante de una cámara, sin miedo y sin censura; todas aquellas que quisieron mostrar sus rostros para que el resto del mundo supiese de su dolor, su pena, su vergüenza a veces, pero sobretodo su voluntad de luchar para conseguir un mundo mejor, para sí mismos y para las generaciones futuras.

Por eso nació REVELA, Premio Internacional de Fotografía a los Titulares de los Derechos Sociales. Para que las voces que gritan silenciosamente sean por fin oídas de verdad y que se haga un poco de justicia.

Hoy en día, desafortunadamente, una foto no puede salvar al mundo. Quizás, la Fotografía aún pueda salvar a alguien.

3 comentarios en “EL PORQUÉ

  1. De repente surgiremos algunos de entre la sombra perdida de la mente, y con nuestros ojos podremos llegar a captar la ambigüedad en la luz de los deseos peregrinos; errantes caminaremos al cabo de una sociedad perfecta -si es que la podemos lograr- pero aunque difícil nos parezca, soñar con ello es comenzar.

  2. Como se dice que la esperanza es lo ultimo q se pierde también diría yo, que vivimos con la ilusión de ser felices y realizar nuestros sueños…una vida llena de sueños y luchas ,desde tener lo mínimo existencial necesario hasta ser humanos y ayudar a los demás aportando nuestro grano de arena … ojala estos premios concienticen a ser bondadosos, y ver la realidad del mundo mundial

  3. Al observar los trabajos ganadores siento contradicción con el discurso de premio revela y las fotos ganadoras. Los trabajos ganadores son exactamente eso que no quieren; fotos cargadas de emoción, con el sufrimiento inflado a través de una post producción descomunal, con una estética de fotografías Fashion. Eso es lo que veo. Vean bien. Ademas, vi la biografía de cada uno de los fotógrafos ganadores y observé que prácticamente viven de premios y concursos todo el tiempo. Asi es que no entiendo donde esta el compromiso, viven de la desgracia ajena. Todos sus temas son temáticas sociales de desgracia y con ellos han ganado buen pisto por un buen tiempo. No entiendo donde está el gran compromiso social. Por ejemplo este trabajo (http://premiorevela.com/2012/05/01/026-el-paraiso-de-los-corazones-olvidados/) parecen fotos para uso hospitalario donde se le puedan ver bien las deformaciones a las pacientes para un uso clínico, solo que con una post producción de miedo se logra una estética para deslumbrar. No sé, no les creo nada a ese tipo de trabajos.

    “No queremos fotógrafos que hablan de empatía, pero que la mayor parte de las veces buscan la emoción, como mariposas nocturnas tras la luz. No queremos fotógrafos que retratan el sufrimiento de los otros y anhelan una muerte gloriosa y el recuerdo eterno, cuando nadie recuerda el nombre de sus propias víctimas, inmortalizadas en un rectángulo de papel con un áurea demasiado estética”

Responder a adriacristu Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s