13088 Tejiendo en verde

de Fernando García, Joe Duplan, Kara Lightburn, Amaya Soto
con  AIDA, Ayuda, Intercambio y Desarrollo
en Haití, América

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tejiendo en verde: desde las raíces hasta los frutos de un proceso de trabajo comunitario en Haití. Protección de los recursos naturales como condición necesaria para lograr soberanía y seguridad alimentarias.

El reportaje

El problema de la deforestación en Haití se suma a una larga lista: desde catástrofes naturales y corrupción, hasta desnutrición y violencia. Pese a ser el pueblo más pobre de América, comienza a levantar cabeza tras el terremoto de 2010, la ayuda internacional de urgencia va dando paso a las iniciativas locales de desarrollo. Un país no puede crecer a merced de donaciones externas, es momento de organizarse y tomar conciencia social, política y ecológica en Haití.

Un árbol no se sostiene sin raíces y un país no se sostiene sin árboles. Los bosques haitianos empiezan a sustituirse por cultivos a partir de 1942 con la llegada de los colonos, primero españoles y luego franceses. En 1804 los esclavos se proclaman libres aunque deben pagar parte de su independencia en madera. Hoy sólo queda un 1% del bosque precolonial, y el problema sigue agravándose ya que gran parte de la población usa la madera para cocinar. La falta de raíces que consoliden el suelo, la escarpada orografía y las fuertes lluvias generan la erosión y la pérdida de tierra fértil. De forma alarmante se han ido limitando las zonas de cultivo y la capacidad de Haití para producir sus propios alimentos debiendo importarlos. Esto provoca el aumento del precio de la comida, haciéndola inaccesible para mucha gente.

Siempre existen soluciones y alternativas y las mejores suelen venir de quienes conocen el problema porque conviven con él. Parte del pueblo haitiano comienza a implicarse en la reutilización de desechos, la conservación ecológica y la gestión de recursos naturales. Estos conceptos suponen una visión novedosa, integral y a largo plazo, ideas que escasean en una sociedad en la que prima la supervivencia día a día. Sin embargo la reducción de la pobreza y la desnutrición que afectan respectivamente a un 80 y un 29% de la población, pasa por un cambio de paradigma a nivel local.

Este reportaje muestra la esperanza reflejada en rostros capaces de sonreír bajo cualquier circunstancia. La asociación local KONPAY reúne la ilusión de adultos y niños de Cayes Jacmel, comunidad del sudeste de Haití. Esta agrupación no sólo impulsa la reforestación y el reciclaje de desechos orgánicos para producir carbón -un ataque directo a la raíz del problema- sino que su propuesta va más allá, promoviendo un tipo de cocina con recubrimiento interior de arcilla que utiliza el carbón alternativo, genera menos humo, y es más eficiente, segura e higiénica. Todo esto sin necesidad de cortar una sola rama de árbol.

Los autores

Joe Duplan nacido en Haití ha vivido en Nueva York y viajado por distintos países durante 22 años. En 2004 regresa a su país para quedarse y fundar la asociación KONPAY que lleva a cabo programas de protección medioambiental y desarrollo social.

Kara Lightburn originaria de Australia es fundadora y directora de Social Tap’s, Nueva York. Llega a Haití en 2010 para colaborar y apoyar la organización KONPAY a través del programa The Haiti Initiative (THI).

Amaya Soto aterrizó en el Sudeste del Haití del post-terremoto en 2011 con el objetivo de favorecer la justicia social que la organización AIDA promueve. Allí conoce a Joe Duplan y tiene la suerte de participar en su proyecto, convenciéndose de que hay iniciativas que arraigan y dan frutos incluso en un país tan deforestado como Haití.

Fernando García recién llegado a Haití desde España trata de traducir en imágenes un montón de nuevas sensaciones, situaciones y contradicciones.

El proyecto

El proyecto “Alternative Charcoal and Clean Cook Stove Program” (Programa alternativo de carbón y cocinas “limpias”) nace en 2010 con la organización KONPAY. A lo largo de 2012 AIDA conoce sus resultados positivos y comienza a colaborar con el mismo haciéndolo llegar a varias escuelas comunitarias con las que trabaja. En 2013, según los problemas identificados con la participación de las autoridades locales y departamentales (ver anexo con el árbol de problemas y objetivos), se define un proyecto común entre KONPAY, AIDA y 6 escuelas de Cayes-Jacmel (La Dignité, Evangélique de Raymond, La Joie d’espoir, Notre Dame de l’Assomption, Chœurs Unis, y Philadelphie de Raymond). Cayes-Jacmel es una comuna costera del Departamento Sudeste de Haití, con 36.693 (IHSI 2009) habitantes de los cuales el 94% vive en el medio rural. The Haitien Iniciative es un programa de la organización estadounidense Social Tap’s que colabora KONPAY desde 2010 para reforzar sus capacidades.

El colectivo lo constituyen 1.720 personas marcadas por la escasez de servicios de educación, saneamiento, salud, electricidad y agua potable. A pesar de la precaria situación que les rodea, caracterizada por la pobreza y los desastres naturales, ellos son los actores capaces de provocar esos pequeños cambios desde las raíces que el país necesita. Con su esfuerzo y compromiso, han creado espacios de educación y desarrollo, estableciendo seis escuelas comunitarias que actualmente trabajan con la organización haitiana Konbit pou Ayiti (KONPAY) y la asociación española AIDA, Ayuda Intercambio, y Desarrollo (AIDA) para proteger los recursos naturales y reforzar la soberanía y seguridad alimentaria. En cada escuela, más de 148 madres, 90 padres, 8 profesoras, 7 profesores, y 1467 niñas y niños esperan participar activamente en los talleres, formaciones y actividades que les permitan implantar y extender un sistema de gestión medioambiental sostenible que mejore sus condiciones de vida.

La entidad

AIDA es una organización no gubernamental española que desde 1999 realiza acciones de cooperación en materia de desarrollo socioeconómico y cultural, y ayuda humanitaria, en países en vías de desarrollo de Asia, Oriente Medio, África y América Latina. Carece de ánimo de lucro, es independiente, apolítica y aconfesional, y se rige por la Ley Orgánica 1/2002 de 22 de marzo, del Derecho de Asociación, y por sus propios Estatutos. Está declarada de Utilidad Pública desde 2004. A lo largo de estos catorce años, AIDA ha ejecutado, junto con socios locales, más de 120 proyectos con el objetivo de promover el desarrollo integral de los pueblos y la mejora de las condiciones de vida de las comunidades más desfavorecidas, buscando siempre contribuir de la manera más eficaz y eficiente posible a la acción general contra la pobreza. Sus valores son la justicia, la profesionalidad, compromiso, independencia, agilidad, participación, pluralidad, sostenibilidad y transparencia.

Un comentario en “13088 Tejiendo en verde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s